introducción

Desde su origen, la Pintura estuvo ligada a la espiritualidad y las creencias humanas.

El Arte es un lenguaje, no somos creadores sino comunicadores.

La obra es en si misma un testimonio, un diálogo entre la espiritualidad y el paisaje, la interpretación de lo visto y lo vivido a través del lenguaje del color y la infinidad de recursos el diálogo requiera.

Paulina Urrutia Beven